¡COMO HEMOS CAMBIADO… NUESTRA COMUNICACIÓN!

Caiga en mis manos hace unas semanas un informe de TRIVU sobre la narrativa de los 300 líderes latinos más influyentes en español y portugués nacidos después de 1990. Fue muy inspirador para diseñar una conferencia sobre tendencias de la comunicación en un evento de uno de nuestros clientes. Lo hacía junto a Víctor Kuppers que nos habló desde su visión de la psicología positiva de la actitud. Toda una inyección de entusiasmo.

En estos tiempos, obligados a cambiar por las exigencias del guion pandémico, se ha generado una “huella narrativa y discusiva” bien marcada. Tener un propósito y una disposición y apertura a nuevas ideas. Mantener el potencial movilizador frente a un enemigo común que no distingue a nadie. Y crecer en la capacidad de influencia en nuestro entorno con criterios emocionales, responsables y empáticos donde la extroversión y la sinceridad triunfan.

Esta nueva narrativa cuenta con tres ejes esenciales que proyectan nuestro lenguaje a nueva forma de comunicar que vemos que triunfa en el campo empresarial, social y político. La gente adora lo sencillo. La gente sencilla, no simple, sencilla. Ve lo establecido como rancio y alejado. Lo previsible como poco atractivo y rehúye de lo que no sea empático en un momento en el que a todos nos preocupa lo mismo y nos afecta lo mismo, seas de donde seas, vivas donde vivas, te apellides como te apellides.

Las palabras en esta nueva narrativa usan un lenguaje más comunitario e inclusivo. Se sustituye el término “gente” por “personas” y la palabra más usada es “gracias” y predominan palabras como: mundo, familia, salud, apoyo, amar… todos mis mails y mis conversaciones comienzan con un deseo de estar bien de salud tanto personal como en el entorno familiar.

Los adjetivos tienen tintes emocionales y más positivos. Destacan: feliz, hermoso, favorito, público, bello, mundial y por supuesto climático.

Y los verbos son especialmente accionantes. El deseo de influencia pasa del decir al hacer y predominan: aprender, encontrar, conocer, compartir, sentir, ayudar y por supuesto lograr y trabajar.

La influencia en comunicación pasa por la ejecución y por los componentes que integran una estructura persuasiva que responde a las tendencias del mercado y de las personas.

Una nueva narrativa para entender lo que pasa ahí fuera.

Juan Quesada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *